Noticias

Corporación 25/01/2021

ENTREVISTAMOS A JULIO MARTÍN. DIRECTOR GENERAL DE IDESA.

ENTREVISTAMOS A JULIO MARTÍN. DIRECTOR GENERAL DE IDESA.

Fundada en 1993 como una oficina técnica y comercial para apoyar a los talleres de fabricación locales en el negocio del petróleo y el gas  IDESA se ha convertido en una de las empresas más reconocidas y respetadas en el diseño, fabricación y suministro de equipos estáticos y modulares en todo el mundo.

Su Director General, Julio Martín, nos da las claves para sobrevivir y seguir creciendo en una economía mundial fuertemente sacudida por el Covid 19 cuyos efectos aún perdurarán en el tiempo.

 

Erhardt Proyectos.- Julio ¿qué oportunidades a nivel de mercado, clientes y productos habéis encontrado e identificado en la situación en la que nos encontramos?

Julio Martín.- Las oportunidades nos están llegando de la mano de nuestros clientes tradicionales, las grandes compañías petroleras, gasistas y petroquímicas las cuales están variando su mix de generación, en respuesta al fortalecimiento de las políticas energéticas con menor impacto ambiental. Prácticamente todas ellas, han iniciado o incluido en sus planes estratégicos la integración de tecnologías renovables, fijándose ambiciosos objetivos de reducción del impacto de su huella de carbono para las próximas décadas.

Aunque por supuesto mantienen sus intereses en el petróleo y el gas, están adquiriendo grandes activos en energías renovables, tales como biocombustibles, biomasa, solar y eólica, terrestre-marina y recientemente apostando por el uso del hidrógeno y las tecnologías de recuperación de C02, a fin de contribuir a la reducción del efecto invernadero fijada en los objetivos de sostenibilidad para el período 2030-2050.

El impulso de la utilización del gas natural, fundamentalmente para bunkering marino, que lleva asociada la fabricación de depósitos criogénicos, tuberías de vacío, bombas, representa una clara oportunidad para nosotros. También nos abre otra puerta la aceleración del uso del hidrógeno, a través de proyectos ya dotados de fondos y que se van a poner en marcha en breve. Igualmente, el almacenamiento de CO2 nos abre otra vía para el desarrollo de nuevos productos.

Esta apuesta por las “energías limpias” hará, como ha sucedido en cada salto tecnológico en el pasado, que desaparezcan algunos productos y aparezcan otros nuevos.

En IDESA continuaremos fabricando nuestros grandes equipos tradicionales, reactores, grandes columnas, etc., necesarios en las reposiciones y el mantenimiento de las refinerías a la par que desarrollando, desde nuestros conocimientos de ingeniería y fabricación, nuevos productos de interés para sectores del GNL, Hidrógeno, CCUS, etc.

Nuestra ventaja es que son nuestros clientes tradicionales los que en su mayoría están impulsando estas nuevas tecnologías. Confiamos en que, si depositaron su confianza en IDESA hasta la fecha, lo continuaran haciendo en el futuro para sus nuevos productos. Por ello somos optimistas al mirar al futuro.

Pero sin ninguna duda, nuestro modelo de negocio tendrá que ir adaptándose a esa nueva realidad y siguiendo lo que ellos vayan haciendo y necesitando.

EP.- ¿Qué cambios han sido necesarios en vuestra organización para afrontar y adaptaros al entorno actual?

JM.- En IDESA tenemos dos áreas diferenciadas, por una lado la relativa a la fabricación de bienes de equipo, fundamentalmente equipos a presión de alto valor añadido por requisitos del cliente y otra, de nueva creación, la de los trabajos en plantas industriales (IDIP) centrada en atender paradas y sustituciones de equipos de alto valor en refinerías, la construcción modular y otros trabajos de reparación y obra nueva en planta, con una clara vocación internacional y un equipo de gestión ajustado.

Con ambas líneas tenemos la posibilidad de ofrecer a nuestros clientes una solución integral a su problema. No solo cubrimos la necesidad de fabricar un equipo especial, sino que podemos instalarlo in situ, lo que representa una enorme ventaja para los clientes por reducción de interfaces con diferentes proveedores. Esas capacidades han permitido que la línea de Plantas Industriales no haya dejado de crecer.

Toda nuestra organización se orienta y organiza alrededor de los Proyectos y el resto de los departamentos de la empresa orbitan alrededor de estos, con el objetivo de darles el mejor servicio posible. Los clientes tienen un interlocutor único para sus proyectos, el Jefe de Proyecto, que coordina las acciones del resto de la organización durante la vigencia y garantía de este.

Cada proyecto es analizado rigurosamente, para determinar la mejor estrategia de fabricación o montaje posible, incluso la necesidad de disponer de nuevos herramentales o procedimientos de trabajo. Es un proceso de mejora continua ya que el nivel de exigencia de los proyectos, en especial la gestión documental de los mismos, ha crecido de forma significativa.

EP.- Digitalización ¿necesidad u opción? ¿Es una palanca para vosotros? ¿Cómo la estais abordando?

JM.- Sin duda es una necesidad, no es una moda ni sólo una cuestión tecnológica. No es posible negar la evidencia del cambio digital de la sociedad. No hay opción posible, o evolucionas o te mueres, ya que si no lo haces tú lo hará tu competencia.

IDESA está digitalizando todos sus procesos. Lo inició con el cambio de ERP y lo ha continuado con la actualización de los programas de ingeniería y el uso de nuevas aplicaciones para el control de procesos de soldadura, calidad, financiero, seguridad, etc. Es cierto que se ha emprendido un mayor esfuerzo de integración vertical de los diferentes departamentos de la empresa, y no tanto de integración horizontal con nuestra cadena de suministro y clientes, donde aún hay un recorrido de mejora.

También hay oportunidades de mejora continua en los procesos del taller, que están siendo analizadas y en algún caso implementadas. A este respecto, el objetivo es llegar a tener un sistema de digital manufacturing.

La digitalización es sin duda una palanca que permite mejorar la eficiencia, la calidad y la transparencia de los procesos. En general, todas las actuaciones que hemos emprendido hasta la fecha han sido el fruto de la colaboración con diferentes compañías tecnológicas a través de programas de innovación, con unos objetivos y un plazo fijados de antemano.

EP.- ¿Claves para sobrevivir y seguir creciendo en los próximos años?

JM.- Nunca conviene olvidar que no vendes sino encuentras quien esté dispuesto a comprar. Y para ello, además de cumplir con todos sus requisitos hay que fijar un precio que el mercado esté dispuesto a pagar. Salvo productos muy singulares que puedan sustraerse de esa ley de mercado, no queda otra que producir a un coste inferior a lo que el mercado fije. Esa es la clave de la competitividad y por añadidura, de la supervivencia.

Para garantizar la supervivencia y seguir creciendo debemos mantener:

  1.  La vigilancia de todos los costes sin valor añadido.
  2. La optimización continuada de los procesos, en todas las áreas, optimizar el diseño de los productos y de la ingeniería de fabricación, equipos y herramientas utilizadas, etc.
  3. Una sólida Cadena de Suministro que vaya más allá de la tradicional relación del proveedor, a través de la confianza y el cuidado mutuo. Deben ser compañeros del viaje y no simple oportunistas.
  4. La fidelización de los clientes, con rigor y transparencia, cumpliendo las expectativas, plazos y calidad de los proyectos que nos adjudican.
  5. La vigilancia sobre los productos y servicios necesarios en el futuro del mercado.
  6. La evolución técnica y digital de la Compañía, de acuerdo con el estado del arte en el sector.

 EP.- Muchas gracias Julio.

 

Fuente: Erdhardt Newsletter

Visita nuestras redes sociales y forma parte de nuestra comunidad.

Diseño web: ticmedia.es