News

Bioeconomy 30/01/2021

El compromiso de IDESA: Redujo un 63% sus emisiones en cinco años

El compromiso de IDESA: Redujo un 63% sus emisiones en cinco años

Sin duda la gestión eficiente de todos los recursos incumbe a la humanidad en su conjunto. Pero por razones obvias, son los países más avanzados social y tecnológicamente los que deben convertirse en punta de lanza de esa iniciativa. En oposición a lo que sucedía en el pasado, hoy en día es imprescindible que las administraciones, compañías y demás agentes encargados del desarrollo de un proyecto evalúen el uso de las materias primas. Deben elegir las más adecuadas en función de todo su ciclo de vida, procurando unos efectos medioambientales neutros o positivos durante el desarrollo, la explotación y el fin del proyecto en cuestión.

En IDESA son plenamente conscientes de esa nueva realidad. Lo son por sí mismos y porque tienen la fortuna de trabajar con grandes compañías internacionales que han hecho bandera del compromiso medioambiental. IDESA es una compañía comprometida con el desarrollo de la economía circular, implementando procesos cada vez más sostenibles y colaborando activamente con sus clientes en el desarrollo eficiente de sus productos en la elección de los materiales necesarios para su fabricación, favoreciendo con ello nuestra sostenibilidad en el largo plazo.

IDESA extrema la vigilancia para que su actividad y sus proyectos tengan el menor impacto posible sobre el medioambiente y el ecosistema en el que se emplacen. Esa preocupación por la sostenibilidad y el medioambiente no es nueva para ellos: se trata de una compañía cuyo sistema de calidad está certificado desde hace ya más de una década según la norma de medio ambiente ISO 14001.

Esa política corporativa se vio reforzada a partir del año 2014, cuando la compañía fue adquirida por el Grupo Daniel Alonso. Desde entonces la empresa ha realizado un gran esfuerzo en la implantación de medidas que permitan reducir los consumos en sus instalaciones, consiguiendo reducir de forma sustancial la huella de carbono generada por sus actividades. Entre otras acciones, el cambio a alumbrado LED en todas sus instalaciones fabriles o la sustitución de parte del parque de maquinaria de Avilés, que han permitido un importante ahorro energético y conseguir una reducción de hasta el 63% de las emisiones de CO2 producidas en los últimos cinco años.

 

 

Su participación en proyectos renovables también viene de largo. Desde el año 2012, IDESA ha realizado proyectos para parques eólicos marinos localizados en el norte de Europa, fabricando más de un centenar de fundaciones de diferente tipo: piezas de transición, piles, monopiles, elementos para jackets, etc. También dentro de su línea de negocio habitual, petróleo y gas, ha suministrado multitud de equipos para clientes en los cinco continentes, muchos de ellos destinados a desarrollar y producir combustibles menos contaminantes, plantas de biodiesel, plantas de extracción y almacenamiento de gas natural o proyectos para la reducción de azufre en los combustibles.

Con indudable vocación innovadora, desde su departamento de I+D IDESA participa activamente en proyectos colaborativos para el estudio y desarrollo de nuevas energías y la reducción de gases de efecto invernadero. En línea con esas iniciativas, IDESA ha formado parte de proyectos de desarrollo de eólica marina flotante (plataforma HiPrWind), energía termosolar (proyecto Terra) o energía proveniente de la biomasa (proyecto Biobale), dentro del marco de programas de ámbito regional, nacional y europeo.

También es reflejo de su indudable compromiso con la bioeconomía su contribución en I+D en otros sectores más alejados de sus mercados habituales, tales como el alimentario, con entidades asturianas como Asincar y Neoalgae, en el desarrollo de un fotobiorreactor modulable y transportable, adaptado para el cultivo de microalgas destinadas a consumo humano.

IDESA también ha participado en proyectos de aprovechamiento y almacenamiento de CO2, como el proyecto CO2Formare o en los programas europeos LIFE, donde participó en el estudio y validación del diseño y fabricación de un sistema de almacenamiento de CO2, cuyo objetivo era mitigar el efecto del macrofouling en las tomas de agua en una planta de Iberdrola en Castellón. Así como en la construcción de los equipos de una de las primeras plantas en España de captación y aprovechamiento de CO2, como fue la de la central eléctrica de La Pereda (Mieres).

Actualmente, siguiendo las tendencias energéticas, IDESA amplía su desarrollo de negocio con la participación en la cadena de valor de nuevos vectores energéticos como en el procesamiento y almacenamiento del hidrógeno azul o verde o del gas natural licuado destinado al sector del transporte marítimo. Ambos casos son ejemplos de pilares para la transición energética, la cual se ha visto en gran medida acelerada en el último año por los efectos de la pandemia.

En resumen, sin duda la bioeconomía circular es un paradigma económico imprescindible para mantener la competitividad y contribuir al desarrollo sostenible y al bienestar social en el futuro. En IDESA asumen esa nueva realidad e intenta impulsar nuevos modelos de producción que ayuden en la convergencia con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas o del Acuerdo de París sobre el cambio climático. Sin duda, una responsabilidad de todos a la que IDESA contribuye de forma decidida.

Visit our social networks and join our community.

Web design: ticmedia.es